sábado, enero 04, 2014

Feliz año del caballo

"Papá, cómprame un pony" es, sin duda, una de las frases más pronunciadas. Y recuerden que, aunque parezca mentira, todos hemos sido niños, lo que nos hace partícipes sin excepción de tan anhelado deseo. Y para que por primera vez en la Historia una felicitación no se quede en un mero deseo sino que pueda hacerles felices de verdad cumpliendo ese sueño de la infancia,  qué mejor que darles la oportunidad de, en este año equino, acoger en su hogar a este caballito de Ilión (o Wilusa) que, como verán que pone en la solapa, busca dueño. Vamos, que solo quiere un amiguito. Además, les aseguro que viene cargado de sorpresas.



Los propósitos para 2014 vienen dictados por el signo del horóscopo chino: tenemos que rebuznar menos. Así que al galope a estudiar y a no dejarse llevar por la pereza.

La ilustración, un año más, es obra de Jordi Pastor. Agradézcanselo comprando sus magníficos cómics.

miércoles, enero 02, 2013

Empiece el año ¡con fruta!

Quiero desearles lo mejor en este año de la serpiente que comenzamos. No es que valga para mucho, si deseando se arreglaran todos los problemas otra serpiente otro gallo nos cantaría. Pero menos da una piedra y aquí nos consideramos (sin ofender) por encima del reino mineral.

Mucha gente estará luchando por cumplir sus propósitos de año nuevo: mudar de piel, morderse la cola, aprender a bailar contoneándose al son de la flauta... Para facilitárselo les propongo una vida más saludable, ¡qué mejor que empezar el año con fruta!

¿Alguien quiere una manzana?


Ilustración de Jordi Pastor.


domingo, diciembre 09, 2012

Tokio te espera


Rebuscando por las cajas más escondidas de los almacenes de Youtube he encontrado este vídeo promocional de Tokio, para el que me pidieron que pusiera la voz cuando era más joven.

lunes, mayo 28, 2012

Cocinar un Cristo

Fíjense que hay personas que quieren acusar de algo a Javier Krahe por este vídeo. Y que hoy comienza el juicio. Aunque lo ganen, lo han perdido completamente.





Por mi parte, espero impacientemente el estreno de la secuela.

Mientras tanto, que aproveche.

sábado, marzo 31, 2012

Ojos que no ven...

Hace un tiempo, Brontis Jodorowsky pidió desde su cuenta de Twitter a sus seguidores que hicieran un autorretrato con los ojos cerrados. En su cuenta de Facebook pueden ver el resultado, aunque me da que alguno hizo trampa. 


Aquí les dejo el mío, con dos observaciones: la primera, que me he sacado clavadito; la segunda, que con los ojos abiertos no hubiera sido capaz de dibujarlo muy diferente. No sé cuál es peor.

Si algún museo o sala de subastas están interesados en el original, no duden en ponerse en contacto conmigo.


miércoles, marzo 28, 2012

Yo quiero ser bombero; bombero yo quiero ser.

Uno de los mejores sistemas de propaganda que hay en Japón consiste en poner la publicidad en paquetes de pañuelos de papel que se reparten gratuitamente en la calle al tipo de público que estás buscando.

Pues bien, hace unos días me dieron éste en la estación. Es para ser bombero. O casi.




En realidad, buscan voluntarios para el grupo de apoyo a los bomberos en caso de emergencia. Se requiere ser mayor de 18 años y gozar de buena salud, así que recibirlo fue toda una alabanza.

Digan, ¿les gustaría verme de uniforme? Al menos, ideas de bombero no me faltan.

lunes, febrero 27, 2012

A flor de piel (de cerdo tailandés)

El devenir de los tiempos ha hecho que (para bien o) para mal (definitivamente, para mal) se haya perdido la costumbre de obsequiar al maestro con una manzana al inicio de la clase. Esto me entristece, no sólo como profesional de la educación, sino también como ser humano; y como amante de las manzanas. Si la madrastra de la bella durmiente levantara la cabeza...

Dejando la fruta a un lado, no es ningún secreto mi desmedida afición por los torreznos, es más la proclamo a los cuatro vientos a la mínima oportunidad que se me presenta. Y aquí tienen el porqué: todavía quedan alumnos de buen corazón. A mi vuelta de España les ofrecí una bolsa de torreznos patrios que tuvo bastante éxito. Para corresponderme, me trajeron de un viaje de negocios a Tailandia ¡dos versiones asiáticas y exóticas de dicho manjar!

La primera es la más cercana a nuestra manera de prepararlos. Tienen la misma textura, aunque son mucho menos salados y están condimentados con (lo que creo que es) hierba de limón. Como la etiqueta está en tailandés, no he sido capaz de confirmarlo. No debería haberme saltado las clases de tailandés en la escuela primaria...




La segunda versión, alargada y anaranjada (permítanme la aliteración), está más próxima a la cocina china. De sabor más intenso, es absolutamente crujiente y ¡dulce! Aunque se hace extraño en un primer momento, en seguida se le coge el gusto y llegan a ser adictivos.


Y es que la piel, aunque sea de cerdo, puede llegar a ser algo muy profundo.

lunes, febrero 20, 2012

Brindando al Sol en plena noche

"Gracias a la crisis ha disminuido el número de borrachos en Tokio", me comentaba un amigo la semana pasada. "Ahora se ven muchos menos", añadía. Sin embargo, lo que tenemos aquí es una crisis de juguete comparada con la del resto del mundo, y la figura del oficinista trajeado y alcoholizado siendo una parodia de sí mismo no está extinguida, ni mucho menos.

Hace un par de días, al subir a la línea Chuo en la estación de Shinjuku tuve un avistamiento. Ahí estaba durmiendo la mona, sosteniendo a duras penas una lata de bebida alcohólica con la que había regado el suelo del vagón, otra de reserva en la bolsa de plástico (se ve que si no es coma etílico no vale) y una bandejita con trocitos de queso descansando en el asiento contiguo.



Al abrir un ojo e intentar cambiar de postura, tiró el queso. Y aunque demostró que no le importaba comerse los trozos que habían caído al suelo (señores, el alcohol lo desinfecta todo, ya lo saben), es cierto que (¡con una sola mano! en el más difícil todavía) intentaba devolver algunos a la bandejita. Pero como si de un Pepe Viyuela japonés se tratase el desastre era cada vez mayor.



Mi deseo de volver a casa fue mayor que la curiosidad por presenciar el final de la escena, así que cada uno de ustedes tendrá que ponerle uno de su propia cosecha.

¡Salud!

sábado, enero 28, 2012

De bien nacidos

Les he comentado alguna vez el sentido de la reciprocidad que tienen los japoneses.  Al recibir un regalo, es costumbre corresponder con otro presente cuyo valor sea aproximadamente el 20% de lo que nos han dado.

Afortunadamente es una regla flexible, porque el 20% de un polvorón, o una barrita de guirlache, que es lo que les traje a mis estudiantes, se queda en nada. Y aunque con una sonrisa y un gracias (y un estudiaremos más) me daba más que satisfecho, un par de ellos han decidido subir las apuestas y agasajarme con dulces. Espero que no sea un intento de soborno para que les perdone no hacer los deberes.


El primero de ellos es este paquete de fresas cubiertas de chocolate de marca Ashmore.


Vaya, salen dos.



¡Y están muy buenos!

Ahora bien, la fresa está deshidratada, nada que ver con la imagen promocional de fruta deslumbrante. Menos mal que esta vez también juzgamos el libro por su contenido en vez de por su portada.


El segundo fue un senbei de sakuraebi, o sea una galletita de arroz con minigambas. Crujiente, ligera y, aunque sin consagrar, estaba divina.


A su salud.

domingo, enero 15, 2012

Feliz año del dragón

Otro año más he tenido la suerte de contar con el gran Jordi Pastor para que ilustrara mi felicitación de este año del dragón. Aquí les dejo el resultado, que plasma la evolución de este animal mítico.

Sé que verme como culmen del proceso no les va a causar sorpresa, pero se preguntarán qué pinta allí un caballito de mar. No se debe a que 2012 sea el dragón de agua, sino a que en japonés se llama "el hijo que dejó el dragón" (竜の落し子). Por si acaso no dejen a sus yeguas al alcance de los dragones.




¡Feliz año a todos!